martes, 6 de febrero de 2018

Cultura constitucional

viernes, 19 de enero de 2018

Filosofía e Indigencia



Hay una idea distorsionada que relaciona a la filosofía con un ejercicio sofisticado, que en cualquier caso no podría realizarse desde la pobreza; el llamado ocio académico supondría bonanza económica, dejar de preocuparse por el sustento para poder pensar. Como si el pobre no pensara y el rico tuviera mayores insumos para hacerlo de mejor modo. A lo largo de la historia diversas corrientes filosóficas han demostrado que también desde la pobreza se puede pensar, incluso mejor. Pero el punto que quiero tratar ahora es una posible instrumentalización de la pobreza, más allá de una sincera preocupación no sólo por el tema, sino por las personas pobres en sí mismas, como seres humanos que requieren de la intervención de otros seres humanos que tendiendo una mejor solvencia pueden ayudarlos solidariamente, o al menos podrían poner su trabajo intelectual al servicio de esta causa, en el entendido que quizá quien más necesite de un rescate sea el propio intelectual, y justo aquí es en dónde se torna complejo el argumento, pues ¿qué tan egoísta es la necesidad de ayudar para demostrar a los demás que se es solidario? Se busca la condescendencia e incluso la tranquilidad de conciencia en la ayuda a los demás.

En cualquier modo es mejor tener la intención que no tenerla, se trata de una conciencia social, que supone un bagaje previo de reflexiones, una filosofía particular.
Pero no todo lo que lleva el apellido social lo es, y esto lo ha aprendido muy bien una derecha neoliberal que se siente cómoda descalificando a aquellos con compromiso social argumentando que instrumentalizan a la pobreza, cuando en realidad son ellos mismos los que lo han hecho siempre, es algo así como dice el dicho popular que “el león cree que todos son de su misma condición”. 
Hay una indigencia real, hay un sector en nuestros países latinoamericanos que come una vez cada tercer día, y en gran medida este fenómeno se intensifica por la falta de conciencia social del resto de la población, la brecha abierta por la desigualdad puede ser mayor si el tema se banaliza o nos acostumbramos a su instrumentalización.

El derecho contemporáneo se fabrica muchas veces de la mano de programas de gobierno y políticas públicas que buscan más que incidir en el eliminar la brecha, generar una propaganda idónea que justifique los grandes gastos con cargo al erario público, la mercadotecnia del derecho es una realidad ligada a un discurso basado en buenas intenciones. Seguramente el programa o política que abandere derechos humanos venderá mejor que otro que no lo lleve. Esto que podríamos llamar doble discurso o currículo oculto, por eso una filosofía desde y para la indigencia supone una ética, un examen constante para descubrir si la intención sigue siendo diáfana y sincera. Y es que detrás del paternalismo y el populismo, se esconde una actitud de control y dominación, el que ayuda o dice ayudar puede fácilmente entenderse en un contexto de supra a subordinación y aprovecharse de tal condición. Por ello es muy importante fomentar una ética de la otredad, una visión de la diversidad.

Saberes como la antropología y la etnología han lidiado con este problema epistémico desde hace ya mucho tiempo. El peligro de generar un turismo de la indigencia, un folclore de la pobreza está a la orden del día. Nuestro pasado indígena, y una población indígena indigente, lleva muchas veces a instrumentalizar a un gran sector de nuestras sociedades. 

Muchas campañas políticas utilizan al pobre y al indígena como un elemento retórico para alcanzar al electorado. Es justo aquí donde la filosofía desde y para la indigencia debería denunciar estos abusos, el hecho de consentirlos nos hace cómplices de ese sistema perverso que mediatiza la pobreza, pero no tiene ninguna intención de erradicarla porque en el fondo sabe que ese es el mejor mecanismo de control político.

miércoles, 10 de enero de 2018

Etnoderecho y Etnojusticia



La homogeneización que produce el capitalismo feroz y desbordante, cuya misión es despersonalizar, nos ha disgregado, nos ha desunido con la firme intención de aislarnos. La etnología como ciencia de la diversidad cultural ha intentado dar algunos elementos para detener esta caída en picada, una postura etnológica permitiría encontrar claves de lectura para una vida colectiva distinta.

Muchas comunidades hoy en día resisten los procesos globalizadores y extractivos con valentía y fortaleza, sus saberes ancestrales están en peligro y con ello la posibilidad de poder sobrevivir a la sobre explotación que depreda a la tierra y sus especies. 

El derecho como saber humano, que en un correcto ejercicio puede llevar a generar reglas y principios de convivencia y plantear medios de solución de controversias, subsiste en formas inimaginables en estas comunidades, más aún, ha tenido desarrollos particularísimos que lo han llevado a ser eficaz y duradero, sin necesidad de reformas, grandes edificios o costosos presupuestos, es más, sin facultades que lo enseñen.

El etnoderecho defendería en su caso en primer lugar la diversidad de culturas jurídicas, la pluralidad en las maneras de entender el derecho; pero de manera inmediata, en un segundo término, el etnoderecho estudiaría estas formas y encontraría los mecanismos para incorporar figuras etnojurídicas que hayan sido de utilidad de una o algunas determinadas comunidades; supone un ejercicio comparativo singular, en el cual el observador debería tener apertura de criterio, pero sobre todo de espíritu. Supondría superar las viejas taras de la ciencia jurídica tradicional y migrar hacia un derecho más vivo.

La etnojusticia estaría al lado para apoyar con sus diferentes prácticas compositivas, pero además como una cosmovisión que implicaría involucrarse en los elementos fundacionales de la propia comunidad, bajo un ejercicio de memoria colectiva que genera identidad, fortalece los lazos comunitarios y promueve las buenas acciones en favor de los demás. 

Parece la única vía transitable para terminar con sistemas de justicia clientelares como los nuestros donde sólo obtienen buenos resultados los que tienen poder económico o político.

También parece la única vía posible para sanar a nuestras sociedades enfermas, llenas de podredumbre como la pobreza, la corrupción, el despojo, la violencia, el hambre.

Texto en formación y que será parte del libro: Teoría (in)frarreal de la (in)justicia 
José Ramón Narváez Hernández

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Los Catrines del Derecho

En diversas poblaciones de México existe un baile popular denominado Baile de los Catrines, el cual satiriza de diferentes modos el afán de algunos mexicanos de imitar costumbres europeizantes, por eso las máscaras son de tez blanca, cejas y barba bien delineadas. En algunos casos incluso llevan un pequeño látigo que servía a los hacendados para azotar a sus peones. Los catrines bailan las danzas propias de cada época que venían de Europa, también imitan la vestimenta y los movimientos y accesorios como el paraguas. La actitud de los danzantes es de arrogancia e incluso en algunos lugares hay manifiestos actos de desprecio hacia otros personajes de las danzas. En los últimos años también hay mujeres representando a catrinas y por tanto europeas. Esta sátira que recorre varias poblaciones, y es una manera de generar una burla sobre un sector de la población que lesiona(ba) al resto de los moradores de un lugar, es un exorcismo, una catarsis, una manera de implorar que esas personas disminuyan sus actitudes déspotas. En la academia del derecho varios catrines deambulan mirando por encima del hombro los esfuerzos de una academia nacional que busca sus propios rumbos, no es una simple reivindicación nacionalista, es la necesidad de poderse expresar en términos de la propia identidad. Asiste al Congreso de Filosofía del Derecho para México los días 15, 16 y 17 de noviembre en el Auditorio Mario de la Cueva de la Facultad de Derecho de la UNAM, será nuestro propio Baile de los Catrines del Derecho.